La espada de San Pablo retorna al convento de las Jerónimas - 5.0 out of 5 based on 1 vote
5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

La espada de San Pablo regresa a las Jerónimas.

Acto de entrega de una réplica de la reliquia conocida como la 'espada de San Pablo' o el 'cuchillo de Nerón'

La 'espada de San Pablo' regresa a Toledo

El alfanje ha sido elaborado por el maestro artesano espadero Antonio Arellano y su hijo respetando las ancestrales técnicas de fabricación de la tradicional espadería toledana. Se trata de una réplica idéntica a la descrita en el pergamino de Palomares.

Más de 80 años tras su desaparición, la espada se prepara para retornar al convento donde adquirió fama. El periodista Francisco Rodríguez, que recuperó la historia de la venerada espada para la ciudad de Toledo, junto a la empresa Artesanía Tradicional Toledana cederán la pieza a las hermanas del convento de las Jerónimas. 

El próximo viernes 27 de enero, a las 19:00 horas, en la iglesia del Convento de las Jerónimas de San Pablo (C/ San Pablo, número 1, en el Casco Histórico de Toledo), se procederá al acto de entrega de una réplica de la reliquia conocida como 'espada de San Pablo' o 'cuchillo de Nerón'.

La conocida como ‘Espada de San Pablo’ o ‘Cuchillo de Nerón’ llegó a Toledo a mediados del siglo XIV, como un regalo del Papa Urbano V al entonces cardenal de Toledo, Gil de Albornoz. Se le atribuía la decapitación del apóstol San Pablo, ordenada por Nerón entre el año 67 y el 68 después de Cristo. Fue venerada, llegando a tener incluso una romería, en el desaparecido convento de La Sisla; y tras su cierre durante la Desamortización terminó guardándose en el convento de las Jerónimas de San Pablo.

En 1936 se produjo su desaparición, con la entrada de las tropas republicanas en los conventos de la ciudad. Presuntamente fue arrojada a uno de los pozos del convento.

El régimen franquista organizó dos búsquedas para encontrar el arma. No tuvo éxito, y en 1967 se optó por realizar dos réplicas en la Fábrica de Armas de Toledo basándose en un detallado pergamino del siglo XVIII que la describía. Una de ellas terminó siendo un regalo al general Franco el mismo día de su cumpleaños; la otra fue a parar a manos del cardenal Tarancón, responsable de la archidiócesis en aquellos años y, posteriormente, figura importante de La Transición.

El Museo del Ejército conserva actualmente otra copia de la espada, procedente de los fondos de la Fábrica de Armas. Sin duda un modelo de prueba de las dos hojas regaladas.

 

Historia completa de la espada

La Espada de San Pablo: el cuchillo de Nerón y su llegada a Toledo

La Espada de San Pablo II: la búsqueda de la espada y el hallazgo del pergamino de Palomares

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más

Acepto